AutorNoelia García

El ForoArtículos escritos por Noelia García ( Página 2)

Tendencias de la Responsabilidad Social Empresarial en tiempos de Covid-19

La crisis sanitaria, social y económica causada por la Covid-19, ha puesto el mundo patas arriba, transformando la cotidianidad de las personas y de las empresas.

En tiempos difíciles y de adversidad, la sociedad debe asumir una visión distinta y solidaria, pero ¿cómo afrontan las empresas y sus empleados los nuevos retos y desafíos? Es en esta tesitura donde renace la Responsabilidad Social Empresarial (RSE), la cual se focaliza en tres pilares fundamentales, siendo uno de ellos, velar por el bienestar y las condiciones laborales de sus trabajadores.

Es indudable que en este momento es muy difícil hablar de crecimiento económico, pero no de mantenimiento de la economía y de los puestos de trabajo (en la medida de lo posible), así como de proteger la salud de los trabajadores. Es primordial que las empresas lleven a cabo acciones para la prevención, tales como la información, la formación, la digitalización de servicios, el teletrabajo…

En nuestro día a día desde RRHH, debemos interesarnos por las inquietudes de los candidatos y empleados y a la pregunta sobre qué iniciativas les gustaría que adoptaran las empresas, destacan las dirigidas a evitar el contagio entre empleados y clientes (mascarillas, barreras físicas, higienización, etc.), mantener los empleos pese al parón económico, y la flexibilidad laboral para conciliar familia y trabajo.

En los últimos meses las empresas han apostado por cubrir las necesidades formativas de sus trabajadores en materia de “Formas Ágiles de Teletrabajo”, “Gestión Emocional” o “Formación en Nuevas Tecnologías”, contribuyendo al reciclaje y adaptación a las nuevas demandas del mercado.

HRCS
Leer más

La reestructuración y los planes de contingencia frente al COVID19 como parte de la responsabilidad social de las empresas

Las empresas, desde que empezó la declaración por parte de la OMS de la pandemia por el SARS-COViD-2 el pasado mes de Marzo de 2020, hemos tenido que llevar a la práctica una serie de medidas organizativas que son fiel reflejo de la gestión en responsabilidad social empresarial; activando en todos los casos la mayoría de los recursos disponibles para maximizar la productividad y operatividad de nuestra actividad.

Desde un punto de vista global y sinérgico, las empresas de alimentación hemos visto como hemos tenido que hacer frente, al igual que otros sectores industriales a diversos riesgos estratégicos y operacionales. Como: el retraso o la interrupción del suministro de materias primas; los problemas de protección de la salud y la seguridad de los empleados; la reducción de la demanda de ciertos productos y servicios, la pérdida de facturación, la reorganización de procesos productivos y operativos, etc. Siendo valedor del mismo referente su principal objetivo: garantizar la seguridad y salud de todos sus trabajadores.

La evaluación de los riesgos biológicos y la exposición/riesgo al COVID19 de cada puesto de trabajo mediante los servicios de prevención de las empresas seguirán siendo vitales a lo largo de este y próximos años. A la par que proteger los datos clínicos y médicos de nuestros empleados con la debida confidencialidad. La constante actualización de nuestros planes de contingencia y medidas extraordinarias frente al Virus, ha sido fundamental. Medidas como la flexibilidad en el horario de trabajo, la consideración del teletrabajo, la reorganización de puestos, o el diseño y entrega de equipos de protección específicos, planificación de turnos y descansos; y un largo compendio de medidas que ultiman con una exquisita documentación y comunicación al trabajador de las decisiones adoptadas en el seno y liderazgo responsable de la empresa.

Empresas que hemos adoptado medidas de higiene, limpieza y desinfección cumpliendo con los más estrictos requisitos de las autoridades de salud pública nacionales y regionales.

Como si en un inventariado sin fin se tratara, hemos tenido que garantizar suministros a nuestros principales clientes sometidos a la máxima presión del entorno socio-económico, como pueden ser las residencias de ancianos, bares, restaurantes o cafeterías. A la vez que decidir donar grandes cantidades de alimentos a fundaciones o plataformas sociales antes de su caducidad como manera de aliviar las carencias sociales. Aun cuando el coste de dichas pérdidas y la presión sobre el flujo financiero se elevara a límites de máximos históricos.

Durante esta gravosa situación hemos ayudado a muchos de nuestros clientes a reanudar su actividad y a entender el impacto que la pandemia también ha tenido en sus negocios.

Dicho esto no cabe duda que la gestión del riesgo durante esta crisis generada por la pandemia mundial, ha puesto de relieve todas las estrategias y recursos en RSE de las empresas. Nos requiere ya una permanente revisión a futuros de nuestros planes de viabilidad, tanto a nivel de accionistas como del Consejo de Administración, siendo la transparencia a los grupos interés necesaria con la pertinente comunicación y el resultado de las medidas adoptadas.

 

ABASTHOSUR (Francisco Javier Carmona Rodríguez)

 

Leer más

Resiliencia y Recuperación Post-Covid; más allá de la Responsabilidad empresarial

El experto internacional en sostenibilidad John Elkington, reconocido mundialmente como ‘el padre de la sostenibilidad’, ha alertado de que “volver al sistema político y económico anterior al Covid-19 sería un verdadero fracaso”.

En los próximos años, el autor cree que la sociedad se enfrentará a un período de cambio y recuperación imprescindible donde los ODS actuarán como “17 ‘Estrellas del Norte’ que nos guiarán, pero que requieren cambios en el sistema económico actual”.

En este sentido, destaca el papel fundamental de las empresas y de sus CEO y líderes a la hora de encontrar soluciones para los desafíos a los que se enfrenta la humanidad.

Por último, insiste en que ya no es suficiente con que las empresas se centren en el ámbito de la ‘Responsabilidad’, sino que se requiere de la ‘Resiliencia’ y de la ‘Recuperación’ porque “al priorizar la eficiencia en la búsqueda de la globalización, muy a menudo lo que hemos creado son sistemas frágiles, sistemas que no son resistentes… La próxima década pondrá los negocios en el centro y ese cambio supondrá una oportunidad para impulsar nuestras agendas de cambio más lejos y más rápido que en los tiempos normales”.

HolidayWorld (Sonia Santos)
Leer más

Responsabilidad social gubernamental

La sociedad avanza y con ella sus sistemas productivos, partiendo del concepto básico de los medios de producción hacia la profesionalización de empresas e instituciones. En ese proceso las empresas han asumido la obligación ética y moral de impulsar una estrategia de responsabilidad social corporativa y sumarse, dentro de sus posibilidades, a contribuir con los Objetivos del Desarrollo Sostenible.

En mitad de esta evolución introspectiva de las empresas hacia su catarsis social se ha producido un nuevo cisma que propicia el planteamiento de otros puntos de vista fuera de la agenda mediática habitual.

Durante este extraño ejercicio en el que el planeta sufre la primera pandemia del siglo se pone de manifiesto el concepto de responsabilidad social gubernamental. Más allá del contrato social con el Gobierno, el ciudadano se plantea el papel que desempeña en el estado del bienestar y de qué manera se cumplen con las expectativas y las exigencias que le son asignadas.

En este contexto, además de legislar y ejecutar políticas públicas, se pide que la responsabilidad social gubernamental implique una estrategia clara para proteger al ciudadano en el ámbito sanitario y el económico. Para lograrlo resulta imprescindible que las empresas se recuperen, que generen empleo, riqueza y que dentro de su actividad puedan llevar a cabo también ellos sus políticas de responsabilidad social.

Esta responsabilidad social gubernamental alcanza la inversión pública que, siguiendo la doctrina keynesiana, ha de realizarse de manera eficiente y sostenible para estimular la demanda agregada y así aumentar la producción, la inversión y, en definitiva, el empleo.

SANDO
Leer más

El Desarrollo Turístico Inteligente

Existen numerosas formas de diseñar una estrategia de desarrollo de una organización (empresa, entidad pública, ONG, etc.) o de un sector como es nuestro preciado sector turístico.

En este post, quiero introduciros la nueva estrategia que poco a poco se está implantando en los Destinos Turísticos y que incluye toda una serie de valores estrechamente relacionados con la responsabilidad social, la sostenibilidad ambiental, el empleo, etc.

Esta nueva estrategia se basa en el cumplimiento de los requisitos de la Norma UNE 178501 “Sistema de gestión de los destinos turísticos inteligentes” y se estructura en 5 ejes que conducen al Destino a un “desarrollo inteligente” con todo lo que esa palabra implica. Estos Ejes de desarrollo y una descripción muy resumida, son:

  • Eje de Gobernanza: Procesos para conducir al destino por medio de esfuerzos sinérgicos y coordinados de los gobiernos.
  • Eje de Innovación: Planteamientos innovadores internos de gestión y externos que se traduzcan en mejoras significativas orientadas a las actividades del destino.
  • Eje de Tecnología: Incorporación de tecnologías de la información, de la comunicación, de mejora energética, etc. en el destino.
  • Eje de Accesibilidad Universal: La accesibilidad universal y del diseño universal como una forma de aportar valor a todas las iniciativas.
  • Eje de Sostenibilidad: Gestión racional y eficiente de los recursos, la calidad de vida de turistas y residentes y la competitividad empresarial.

 

Turismo y Planificación Costa del Sol (Alejandro Enríquez)
Leer más

La solidaridad como valor (Humana Fundación Pueblo para Pueblo)

Hace ya más de 30 años que nuestra fundación aterrizó en Barcelona para quedarse. Para entonces nadie era capaz de imaginarse la vertiginosa evolución que iba a tener la RSE y como ésta iba hoy en día, a vertebrar muchos de los ejes de la nueva economía y los negocios.

Humana Spain gestiona la ropa usada en una veintena de municipios de la provincia de Málaga.

A nivel de la ciudadanía, la tarea corresponde a nuestros gobernantes establecer las reglas del juego y revertir tendencias poco sostenibles. A nivel empresarial, son sus dirigentes y sus empleados los que pueden y, de hecho, estimulan el cambio.

Afortunadamente, una gran de mayoría de las pequeñas y medianas empresas en España empiezan a saber posicionarse en hacer sus operaciones con más mimo, y con más sentido de la responsabilidad en este mundo tan frágil, y como ha quedado demostrado, tan cambiante.

Sólo hay que leer los magníficos post de este foro para darse cuenta que se vislumbra un antes y un después en la RSE debido a la pandemia que estamos padeciendo. Pese a la desgracia en algunos sectores de actividad, el post-Covid ha traído nuevas oportunidades y ha aparecido un ilusionante cambio de mentalidad a la hora de relacionarnos con los trabajadores, con los proveedores, con la administración, incluso con la competencia.

Los brotes de solidaridad que hemos vivido en este periodo de pandemia nos hacen pensar que hay un gran futuro por delante para desarrollar iniciativas empresariales más sostenibles a todos los niveles.

Hablando del residuo textil, donde somos especialistas, hemos de decir que aún estamos muy lejos de entender el enorme desafío que tenemos por delante en un escenario donde 9 de cada 10 kilos de ropa que ya no queremos van a parar al vertedero, y no al gestor especialista. Trataremos de aprovechar esta nueva dinámica para llevar al sector a un nuevo nivel y poder involucrar a más empresas en este desafío. Contribuir a una buena gestión de la ropa usada es también solidaridad y RSE.

HUMANA SPAIN (Rafael Mas)
Leer más

REAPRENDIENDO A COMUNICARNOS: el Efecto Mascarilla

La mascarilla junto a la distancia de seguridad, (mal llamada, “distancia social”), han demostrado ser los dos mecanismos más eficaces para evitar la propagación del COVID-19 y, por tanto, de prevenir enfermar uno mismo o a los demás, hasta que la ciencia aporte la tan deseada vacuna.

Como en muchos otros ámbitos y actividades en los que la mascarilla no era habitual, su incorporación está suponiendo un re-aprendizaje. En este artículo, vamos a tratar sobre la comunicación y cómo hemos de aprender a usar herramientas que, tal vez, teníamos olvidadas.

  • SONIDO: para la comunicación oral, probablemente la más habitual y la que nos identifica como humanos, el sonido es fundamental.

En condiciones de no riesgo a través de las partículas exhaladas al hablar [evitaré lo de “normalidad”, porque todo es normal], emitimos los sonidos a través de la boca, se propagan a través del aire y llegan al oído de los interlocutores. Hay situaciones en los que entre emisor y receptor hay tecnología del tipo micrófonos y auriculares o altavoces que se comportan como facilitadores de esta transmisión sonora.

El entrenamiento y mejora de la oralidad conlleva siempre la adquisición de técnicas de respiración, vocalización, pronunciación, entonación, etc. que facilitan la emisión del aire y su transformación en sonidos comprensibles en el marco sonoro de un determinado idioma. Es lo que denominamos lenguaje oral.

Sabemos que, cuantos menos artefactos o elementos interpuestos hay entre emisores y receptores, mejor es la sonoridad y por tanto, la comunicación oral.

¿Qué es la mascarilla para la comunicación oral? Un Artefacto. Y no, no es culpa solo del COVID-19. Los sanitarios sabemos bien que hablar, incluso sólo respirar, en un entorno quirúrgico, o realizando según qué maniobras o intervenciones, supone un altísimo riesgo de infección. Por tanto, es “normal” usar mascarilla para nosotros. La novedad es que, ahora, toda la población y en cualquier situación por cotidiana y familiar que pueda parecer, se ha convertido en una situación de riesgo de contagio o propagación de un virus contra el que no tenemos tratamiento ni vacuna. Ahora, todos debemos aprender a hablar con la boca tapada por un artilugio que se pega a la cara y que distorsiona completamente el sonido que producimos al hablar.

Consejos Prácticos:

  • Habla MÁS LENTO. Esto te ayuda a articular y pronunciar mejor. Al elaborar con más cuidado los sonidos y emitirlos con más claridad, facilitamos al interlocutor su escucha y comprensión.
  • Habla MÁS ALTO. Recuerda que, para elevar el volumen, sin hacerte daño en la garganta, lo mejor es usar la respiración abdominal. En cualquier caso, has de elevar un poco el volumen de tu voz sin que resulte grosero u ordinario.

Con mascarilla oigo peor. Es un comentario habitual, y es cierto. Pero el problema no está en el oído, sino en la garganta. A ti mismo/a también te oyes peor, pues tú también recibes el sonido de tu boca. Y a los demás, si hablan como estaban acostumbrados también los oyes peor.

  • GESTUALIDAD: Un locutor de radio o tú, hablando por teléfono, solo cuentas con el recurso sonoro para transmitir tu mensaje. Aún así, la gestualidad facial y corporal te ayudan, pues, aunque no te vean, te perciben. Haz la prueba diciendo algo a alguien por teléfono sonriendo, y luego sin sonreír. Pregúntale, y verás cómo adivina el gesto de cada mensaje. Porque las emociones se expresan en gestos y éstos modifican la máscara facial lo que, a su vez, modifica los sonidos.

Recuerda que, cuando gesticulas con la cara, vas cerrando, abriendo, modificando todos los órganos fonadores (como si taparas o abrieras con los dedos los agujeros de una trompeta).

Cuando hablas con conexión visual con tus interlocutores, ocurren dos cosas.

Por un lado, los que te están oyendo hablar te están mirando. La gestualidad de tu cara les da tanta o más información que las palabras. Buscan la coherencia entre el mensaje y el gesto, o cómo se enfatiza.

Además, y aunque no lo has aprendido conscientemente, tu cerebro lee los labios de tu interlocutor.

Por tanto, el canal visual está sumándose al canal auditivo que se unen en el cerebro de tu interlocutor para comprender lo que estás comunicando.

¿Qué es la mascarilla para la comunicación oral? Un Artefacto. Por un lado, está recordando continuamente el hecho, por ahora inhabitual, de llevar mascarilla. Muchos interlocutores, cuando ven una mascarilla se conectan con el miedo al COVID-19, y rememoran recuerdos dolorosos de la dura etapa del confinamiento.

Si la mascarilla tiene dibujos, mensajes, etc, se convierte en un elemento de distracción.

Y, por encima de todo, tapa la boca y la cara. Es decir, impide la comunicación gestual facial.

Consejos Prácticos:

  • No dejes de gesticular. Como hemos dicho antes, aunque el gesto no se vea, se transmite a través de la voz. Además, aunque no veamos la parte inferior de la cara, sí podemos ver los ojos. La cara es una unidad gestual. Puedes comprobarlo ahora mismo si frunces el entrecejo en modo enfadado y tratas de sonreír. ¿ves? No puedes. Por tanto, gesticula como si no tuvieras mascarilla, para que tus ojos continúen transmitiendo.
  • Usa las manos como herramienta de comunicación no verbal. Dado que se ha mermado una herramienta clave como la cara, usa las manos que son, también, muy interesantes en la comunicación gestual.
  • Procura y mantén el contacto visual. Somo ves, tratamos de suplir con el resto de la cara y el cuerpo lo que la mascarilla nos resta tapando parcialmente el rostro.

En el ámbito profesional, al menos, también deberás trabajar tu mensaje. Cuanto más preciso y concreto sea mejor. Usa frases cortas -con la mascarilla necesitas respirar antes-. Además, es más fácil entender cuando el mensaje es directo. Usa términos lo más precisos y conocidos posible, pronunciando bien para evitar errores en la comprensión. Y no olvides nunca la fuerza del feed-back. Trata de comprobar lo que han entendido los demás sobre lo que has comunicado.

En quirófano, por ejemplo, los profesionales se comunican correctamente sin ninguna expectativa de quitarse la mascarilla, pues siempre tienen que garantizar la esterilidad del campo.

Así que, tú, en lugar de plantearte cuándo te la podrás quitar definitivamente, cosa que ocurrirá pero no sabemos cuándo, dedica tu energía a incorporarla a tu vida cotidiana. He conocido quienes se quejaron de los zapatos de seguridad o los cascos y guantes en las obras, o quienes me aseguraban que nunca iban a poder llevar corbata. Durante los más de 25 años que llevo entrenando profesionales de todas las edades y profesiones a mejorar su comunicación he visto resistencias siempre a todo lo que suponía adquirir un nuevo hábito. Pocas semanas después, convertido en costumbre, nunca más nos acordamos de ello.

Dado que has de invertir energía, mejor en algo realmente productivo y útil. Dedica tu tiempo e interés a comunicarte bien con la mascarilla puesta en lugar de anhelar y suspirar por el momento en que te la puedas quitar.

LAMBDA GESTIÓN (Lucía Miralles)
Leer más

La Responsabilidad Social Individual o Personal

Sí, ahora también y más que nunca la responsabilidad es nuestra, de todos. Además de formar parte de la empresa como gerentes, jefes de departamentos, administrativos, operarios y empleados, somos personas y nuestra responsabilidad sobre el impacto de nuestros actos no acaba cuando terminamos nuestro trabajo.

Desde siempre he escuchado la salud es lo primero, después la familia y luego la economía.  Es así, hemos preservado nuestra salud y la de nuestras familias, pero también necesitamos preservar la economía.

Después de tres meses ya hemos aprendido mucho sobre el virus y nuestra fragilidad, para hacer que todo cuadre debemos ser personas responsables no solo en nuestras empresas donde ya hemos implementado nuestros protocolos de actuación perfectamente definidos, sino también en nuestros desplazamientos, nuestras visitas familiares y sociales y nuestros ratos y días de ocio y diversión, prácticas de múltiples aficiones tan importantes para mantener nuestro bienestar físico y emocional.

Como empresas con Responsabilidad Social Empresarial, creo que ahora tenemos la oportunidad de transmitir y concienciar a nuestros colaboradores y empleados que también tenemos una muy importante Responsabilidad Social Individual cada uno de nosotros, que mayor acto de solidaridad con los demás que protegernos a nosotros mismos también en nuestros momentos de ocio y diversión.

HNOS.SANCHEZ-LAFUENTE (José Morales)
Leer más

No sé si debería decirlo

¿Cansados de palabrería? ¿De tanta opinión revestida de perfectos giros literarios?

El valor está en la acción. Planes y promesas adquieren valor solo en su implantación. Y de eso saben mucho los empresarios comprometidos. Ahora es el momento de obtener rédito de tanto esfuerzo sostenido por añadir valor en su entorno, en su espacio y a su tiempo.

No se si debería decirlo, pero las empresas que antes de la pandemia se movían por unos valores éticos y responsables en su ejercicio empresarial, con una gestión de las personas en manos de auténticos profesionales, han encarado la “nueva normalidad” centrados en la recuperación emocional de sus empleados. Tarea ardua cuando el modelo de vida ha sido agitado con virulencia y las circunstancias personales variadas y complejas. Los planes diseñados a golpe de decretos se han implantado contando con el compromiso personal, lo que garantiza la seguridad de la colectividad, de los productos y servicios, y de los clientes.

Hoy, el homenaje es para los Profesionales de los Recursos Humanos que, sin descanso, han velado por lo mas importante de las empresas: el mal llamado “Capital Humano”.

 

LA EMPRESA QUE PROYECTA CRECER CON SUS EMPLEADOS TIENE EL ÉXITO ASEGURADO

Lopez Cano Restauración, Franquicia McDonald’s
Leer más

Fabricando solidaridad

Cuando comenzamos a ser conscientes de la falta de material sanitario se nos presentó una oportunidad de ayudar a través de un grupo de personas que de forma altruista habían comenzado a fabricar pantallas faciales con impresoras 3D, CoronavirusMakers. Comenzamos a trabajar con ellos con nuestras impresoras 3D pero la organización logística compleja por la situación y la escasez de algunos materiales necesarios nos hicieron replantearnos la estrategia.

¿Por qué no organizar nosotros una iniciativa local con empresas malagueñas que nos permitieran entregar un producto totalmente terminado y de una forma segura?

Descolgamos el teléfono y nos sorprendió la solidaridad de nuestros empresarios, pues ninguno dudó un segundo para echar una mano. Disofic donó las láminas de PVC y los sobres de envío, Mayoral y Mercería Rosi donaron las gomas elásticas, y Envialia Alhaurín se comprometió a hacer llegar el material sin coste. En System fabricamos las estructuras de plástico con nuestras impresoras y con eso teníamos el producto acabado. Empezamos con pantallas faciales y terminamos haciendo piezas para los respiradores de emergencia que permitían no entubar a pacientes graves. Sólo necesitamos contar con esas empresas pero estamos seguros de que si hubiéramos necesitado más ayuda, las empresas malagueñas habrían dicho un SI rotundo a colaborar. Gracias a todos los que habéis aportado un granito de arena a esta crisis.

“Casi todo lo que haga será insignificante, pero será muy importante que lo haga”.
Gandhi

System Arquitectura
Leer más